Facebook Twitter Google +1     Admin

Izquierda Socialista de Valladolid en la defensa de los Servicios Públicos

Izquierda Socialista de Valladolid

Correo:

coisva@gmail.com


ÚNETE A IZQUIERDA SOCIALISTA-PSOE de Valladolid

Temas

Enlaces

 

IZQUIERDA SOCIALISTA PIDE LA MOCIÓN DE CENSURA.

 

El juez Garzón ha calificado la sentencia del caso Gürtel como "un triunfo de la sociedad y de la Justicia, a pesar de los inconvenientes que se pusieron al comienzo de la investigación". Con esta sentencia el Partido Popular, que gobierna en contra de los intereses mayoritarios de la sociedad no puede mantenerse en el Gobierno de la nación ni un minuto más.


Los jueces estiman que ha existido una caja B para financiar ilegalmente al PP, que el presidente del gobierno M. Rajoy ha mentido y que sus tesoreros eran los mercaderes entre partido y empresarios.


Por todo ello, ha llegado el momento de atajar decididamente la corrupción y las políticas antisociales de la derecha española. Se impone asumir la responsabilidad de intentar articular la mayoría parlamentaria suficiente para que la moción de censura se presente y prospere. Es necesario abrir una nueva etapa en la gobernabilidad del Estado que permita la aparición de un Gobierno honrado de cambio y progreso: un partido corrupto no puede estar por más tiempo al frente de un gobierno que, mientras enajena lo público, olvida y explota aún más a la clase trabajadora (subida IRPF, reducción de partidas sociales, desinversión de lo público, etc.).


 La lucha de los pensionistas, los trabajadores, los jóvenes y las mujeres marcan el camino.


En la Asamblea Federal de IS celebrada en Madrid el día 14 de abril se adoptó el siguiente acuerdo: “Izquierda Socialista insta a la Comisión Ejecutiva Federal y a su Secretario General a que tomen la iniciativa y promuevan todos los instrumentos posibles para desalojar al PP del Gobierno y de las instituciones democráticas, incluida la moción de censura.” Acuerdo ratificado posteriormente por la Comisión Coordinadora Federal de IS reunida el día 19 de mayo.


Animamos al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, al conjunto de la Ejecutiva Federal y a los distintos cargos regionales y públicos del PSOE a presentar una MOCIÓN de CENSURA contra el gobierno corrupto. Es una cuestión de dignidad que toca al Partido Socialista como partido de izquierdas y con más escaños en la oposición. Los valores éticos que son connaturales al socialismo impelen a no soportar por mayor tiempo el hedor putrefacto que desprende el gobierno del PP.


Madrid, 25 de mayo de 2018

IZQUIERDA SOCIALISTA es una CORRIENTE INTERNA DE OPINIÓN DEL PSOE

Izquierda socialista resurge con fuerza y se posiciona con firmeza ante la actualidad política

Reunidos el pasado 14 de abril, los integrantes de la corriente interna del PSOE acuerdan una serie de puntos al respecto de la República, Cataluña y la limitación de las libertades fundamentales. Instan a Pedro Sánchez a desalojar al PP del gobierno, sin descartar la moción de censura

 

La corriente de Izquierda Socialista, única corriente de opinión reconocida por los estatutos del PSOE, había sido desintegrada durante el primer mandato de Pedro Sánchez como Secretario General; concretamente, durante el mandato de César Luena al frente de la Secretaría de Organización.

 

Las tensiones internas ocasionadas por la aparición de un nuevo sector que se arrogaba la oficialidad, no reconocida por el sector histórico y respaldada por Ferraz, generó tensiones que hicieron que sus líderes más reconocidos, como fuera José Antonio Perez Tapias, o Beatriz Talegón, acabasen por desvincularse de la corriente y, finalmente, salieran de la formación política por diversas cuestiones.

 

A pesar de las dificultades que manifiestan fuentes de la corriente histórica, mantenida en todo momento desde Valencia, y sobre todo, gracias a la labor de dirigentes históricos como Vicent Garcés, ha conseguido finalmente y tras varios años de conflictos, unificarse y reactivar la corriente crítica dentro del PSOE. La reunión tuvo lugar en una fecha especial, el pasado 14 de abril, en Madrid.

 

En ella se ha llegado a una serie de acuerdos por parte de los territorios que se dieron cita. Por un lado, cuestiones que afectan únicamente al funcionamiento interno de la corriente, pero por otro, acuerdos de calado político que plantean de manera rotunda y clara una batalla ideológica a la actual dirección del Partido.

 

En su comunicado manifiestan su denuncia ante las políticas de limitación de las libertades fundamentales que está desarrollando la derecha española con grave deterioro del sistema democrático de convivencia; se suman a la campaña lanzada por las Juventudes Socialistas bajo el lema “Avanzar hacia la III República” y de manera especial, hacen hincapié en la situación que afecta a Cataluña.

 

A este respecto, Izquierda Socialista manifiesta su profundo desacuerdo con las políticas represivas que se están aplicando en Cataluña. Y en este sentido señalan que “la cuestión catalana hay que resolverla mediante el diálogo y las formulaciones políticas. Hay que dejar de aplicar de manera inmediata el 155 de la CE y levantar las prisiones preventivas que se están dictando.”

 

Exigen también la derogación de la denominada Ley Mordaza, concretamente el artículo 315.5 del Código Penal y el artículo 135 de la Constitución, puesto que atenta contra la libertad, la dignidad, los trabajadores y sus representantes sindicales. Y en este sentido, exige la Izquierda Socialista la derogación de las últimas reformas laborales.

 

Se suman a las movilizaciones en defensa del sistema público de pensiones y se reconoce feminista, identificándose con las movilizaciones del pasado 8 de marzo.

 

Reivindican la Ley de Memoria Histórica y apoyan la causa judicial contra los crímenes del franquismo abierta en Argentina.

 

Manifiesta su solidaridad con el ex presidente de Brasil Lula Da Silva y pide su liberación tras su reciente detención. Apuesta por la resolución pacífica de los conflictos, condena las guerras y acciones militares que se están desarrollando en el Mediterráneo y, de manera especial en su punto final, insta a la Comisión Ejecutiva Federa y al Secretario General, Pedro Sánchez, a que tomen la iniciativa y promuevan todos los instrumentos posibles para desalojar al PP del Gobierno y de las instituciones democráticas, incluida la moción de censura.

 

http://diario16.com/



El doble sueldo del presidente de Castilla y León y sus consejeros: cobran del Gobierno y de las Cortes

Juan Vicente Herrera y su equipo, que tienen sueldos por exclusividad en la Junta y que en algunos casos rozan los 100.000 euros, no renuncian a cobrar como diputados autonómicos sin dedicación exclusiva.


Herrera, que sólo como presidente recibe más de 5.900 euros mensuales, se considera de "clase media".


El Parlamento regional ha hecho públicos los datos en su portal de transparencia.


 

El presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, y sus consejeros no sólo no se aprietan el cinturón: le hacen un agujero más. Mientras hablan de austeridad y de recortes sanitarios, ellos no renuncian a un solo euro. La presidenta de las Cortes de Castilla y León, Silvia Clemente,  ha hecho públicos, por primera vez, los datos sobre las retribuciones –llamadas indemnizaciones– que perciben los diputados autonómicos –o procuradores– sin dedicación exclusiva y que en 2017 ascendieron en total a 948.960 euros. Esos sueldos los cobran también Herrera y sus consejeros.

 

Las indemnizaciones por dedicación no exclusiva tratan de paliar de alguna forma el dinero que pierden los procuradores cuando se ausentan de su trabajo si lo tienen, o el trabajo que no pueden tener precisamente por su actividad en las Cortes. Incluyen tanto la asistencia a plenos, 220 euros por cada día –dos por Pleno, y dos veces al mes– que suman 880 euros mensuales, como a comisiones.

 

El presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, y todos sus consejeros, cobran un sueldo de la Junta por dedicación exclusiva. El salario de Herrera es de 68.981 euros brutos al año (sin contar dietas). De entre sus consejeros, la mejor pagada es la titular de Economía y Hacienda, 96.664 euros,  mientras que el resto de consejeros tienen sueldos que oscilan entre los 74.827 y los 80.871 euros brutos.

 

Pero es que además, mientras tienen ese salario por dedicación exclusiva, perciben un doble sueldo de las Cortes por lo contrario, aun cuando como miembros del Gobierno regional obligatoriamente tienen que ser miembros del Parlamento. Cada año, Herrera y su equipo de Gobierno reciben 6.720 euros por esa asistencia a los plenos.

 

¿Se puede renunciar? Fuentes cercanas al caso aseguran que sí, que bastaría con pasar un escrito para que la Secretaría General lo hiciese llegar al departamento de administración de las Cortes.

 

El patrimonio de Herrera

Aunque no es de los presidentes autonómicos que más cobra, Juan Vicente Herrera, que en un Pleno de octubre de 2017 llegó a definirse como de “clase media”, atesora un importante patrimonio según la declaración de bienes que hizo en febrero de 2016.

 

Es propietario de una vivienda en Burgos, y tiene un tercio de otra y de un local en la misma ciudad. Además tiene la mitad de dos fincas rústicas en la provincia, en concreto en Hortigüela y Villatoro. No constan los metros de ninguna de estas propiedades. En sus cuentas bancarias el saldo era, en 2016, de 68.934,32 euros y tiene 1,4 millones de euros en una cartera de inversión. Sorprendentemente, a pesar de esa liquidez, Herrera tiene el mismo coche desde hace 23 años, un Audi A4 de 1995.

...........

eldiario.es

José Antonio Pérez Tapias crea la asociación Socialismo y República para la confluencia de la izquierda

El exdiputado ha registrado este nuevo espacio un mes después de haberse dado de baja del PSOE

 

José Antonio Pérez Tapias, exdiputado y en su día candidato a la secretaría general del PSOE compitiendo con  Pedro Sánchez y Eduardo Madina, ha impulsado la asociación Socialismo y República, registrada el pasado día 6 en la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Granada, donde trabaja. "Un objetivo claro, entre otros: contribuir al debate político que tan necesario nos es en la izquierda", resume en su perfil en Facebook la idea de este proyecto. 

 

Entre los impulsores figuran Carlos Gestoso Juárez, Juan Manuel Castillo Bolívar, Carlos María Martínez García, Antonio Moreno y Antonio Moreno, para un proyecto que nace en pleno debate sobre la posible confluencia de la izquierda de cara a las próximas convocatorias electorales, donde si no hay cambios, las primeras son las elecciones para el Parlamento de Andalucía.

.............

eldiario.es

13/03/2018 09:29. Izquierda Socialista en Valladolid #. Partidos Políticos No hay comentarios. Comentar.

Afiliación a la Seguridad Social [Diciembre 2017]

Afiliación CyL diciembre 2017

Fecha:3/01/2018

Afiliación media mensual. Diciembre 2017

En Castilla y León la cifra de afiliación media mensual en diciembre de 2017 fue de 901.655 afiliaciones, lo que supone -817 afiliaciones respecto al mes anterior (un -0,09% de variación intermensual) y +18.628 afiliaciones respecto al mes de diciembre de 2016 (un +2,11% de variación interanual).

En el conjunto de España la cifra de afiliaciones en diciembre de 2017 fue de 18.460.201, un +0,23% de variación intermensual (+42.444 afiliaciones) y un +3,42% de variación interanual (+611.146 afiliaciones).

Fuente: Elaboración propia CES a partir de datos del MEYSS.



08/01/2018 08:22. Izquierda Socialista en Valladolid #. Economía y Empleo No hay comentarios. Comentar.

PÉREZ TAPIAS ABANDONA EL PSOE

PÉREZ TAPIAS ABANDONA EL PSOE

“Solo un proceso constituyente nos puede sacar de esta crisis, y el PSOE no está en ello”

por MIGUEL MORA

 

3 DE ENERO DE 2018

 

José Antonio Pérez-Tapias (Sevilla, 1955) abandona el PSOE. El líder de la corriente Izquierda Socialista ha decidido poner fin a 25 años de militancia con una carta, breve y amable, al Secretario General, Pedro Sánchez, al que apoyó lealmente en las últimas primarias socialistas. Solo nueve meses después de la victoria de Sánchez con el lema Somos la izquierda, el decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Granada​ explica en esta entrevista los motivos, largamente meditados, que le han llevado a renunciar al carnet socialista. Sobre el futuro, Pérez-Tapias descarta ingresar en Podemos y afirma que seguirá trabajando por la construcción de la izquierda. 

 

¿Por qué toma la decisión? ¿Por qué ahora? ¿Qué ha cambiado tras 25 años de militancia?

 

.................................................. Cuando se produce un distanciamiento patente entre las posiciones que uno defiende y las que sostiene la organización a la que se pertenece llega la hora de salir de esa organización, máxime cuando no se puede constatar la existencia siquiera de una minoría relevante que comparta dichas posiciones para tratar de hacerlas operativas en el seno del partido. No veo que se avance seriamente hacia el objetivo, que considero imprescindible, de un Estado federal plurinacional.


NO VEO QUE SE AVANCE SERIAMENTE HACIA EL OBJETIVO, QUE CONSIDERO IMPRESCINDIBLE, DE UN ESTADO FEDERAL PLURINACIONAL

 

Es más, como he planteado por escrito en publicaciones diversas, pienso que la crisis del Estado español es de tal profundidad que sólo el promover un proceso constituyente para replantear su arquitectura nos puede sacar del atolladero. No parece que en el PSOE haya intención de transitar por ese camino. Y, sin embargo, pienso que desbrozarlo es responsabilidad colectiva. 

 

Pedro Sánchez ganó las primarias cantando la Internacional y con el lema Somos la izquierda. ¿Qué queda de aquello?

 

....................................................................................Queda la voluntad de seguir trabajando para que el Partido Socialista sea reconocible como claramente ubicado en la izquierda y con capacidad de presentar alternativas frente a la derecha. Eso no es exactamente lo mismo que ser partido de gobierno, pues se trata de alcanzar el gobierno para hacer políticas de izquierda, lo cual requiere un amplio respaldo político y social. Por ello sigo insistiendo en la necesidad de articular la pluralidad de la izquierda y seguir perfilando una política de alianzas en ese sentido. Por ello, también le ha manifestado a Pedro Sánchez que desde fuera del PSOE seguiré trabajando por un proyecto socialista que de manera creíble e innovadora se inserte en la pluralidad de la izquierda para lograr presentar las alternativas a la derecha que urgentemente necesitamos en España.

 

En su carta cita a Cataluña como la mayor discrepancia. El 6 de noviembre escribió una carta al Comité Federal pidiendo una reforma federal y una denuncia de los excesos judiciales contra el soberanismo. ¿Ha renunciado el PSOE al federalismo? 

................................ el PSOE debe perfilar con claridad qué solución federal propone para el Estado español, algo indispensable para entrar en el debate político sobre cuestión tan crucial. Ir a un Estado federal requiere un pacto federal explícito como ingrediente fundamental para un nuevo pacto constitucional. No se va a un Estado federal con una mera modernización del Estado de las autonomías, modelo ya agotado, con todo lo que dio de sí. Y si hablamos de federalismo plurinacional, la realidad de las naciones no puede quedarse reducida a una mera identidad cultural. Eso es necesario, pero no es suficiente. Basta ver en qué términos se plantea el conflicto político que se da en Catalunya y en qué términos se enuncian cuestiones por resolver, por ejemplo, en Euskadi. Después de cuarenta años de Constitución del 78, en España es la hora de abordar con la indispensable audacia la “cuestión de las naciones”. Audacia no es temeridad. Lo temerario es no abordar como se debe un problema que cada vez se presenta de forma más aguda. 


 LO TEMERARIO ES NO ABORDAR COMO SE DEBE UN PROBLEMA QUE CADA VEZ SE PRESENTA DE FORMA MÁS AGUDA

 

¿Por qué cree que Sánchez ha optado por desaparecer de la escena pública? ¿A qué achaca su alineamiento con Rajoy? ¿Motivos electorales? ¿El giro a la derecha del país? ¿Una concesión a los medios concertados para que le traten mejor?

 

Se trata de una cuestión de estrategia o, mejor, de táctica política. Mi decisión no tiene nada que ver con eso, pero, sin duda, ahí está la pregunta. Mucha gente se la hace. Imagino que como líder político, y en circunstancias difíciles al no tener escaño en el Congreso, Pedro Sánchez mide al detalle sus comparecencias públicas. Lo importante es no eludir las cuestiones cruciales respecto a las cuales la ciudadanía, y por supuesto la militancia socialista, espera una toma de posición, un criterio, una orientación para la acción que no siempre ha de ser para las actuaciones inmediatas. Por lo demás, ya he dicho en otros momentos que si el PSOE se alinea demasiado al lado del PP pierde espacio para poner de relieve su mismo potencial de alternativa. En torno a la tan traída y llevada aplicación del 155 de la CE para la intervención de las instituciones del autogobierno de Catalunya, mi apreciación es que el PSOE, por más que pusiera reparos, no marcó distancias respecto a un procedimiento discutible, lleno de lagunas y de previsibles consecuencias también negativas, no contempladas como se debiera. Ahí está el resultado de las elecciones catalanas del 21D, del cual muchos se sorprenden al repetir la situación parlamentaria anterior en términos globales, con las variantes del crecimiento de Ciudadanos y el descenso del PP. Los cálculos electoralistas son muchas veces tan sesgados y cortoplacistas que la realidad los supera hasta en las mismas elecciones para los que se hicieron. En el mismo sentido, determinadas decisiones buscando más el favor de los medios que lo que ha de ser respuesta política eficaz son de rentabilidad más que reducida, si se quiere decir en esos términos. Tal consideración es aplicable a ciertos criterios con los que, al parecer, el grupo parlamentario socialista ha elaborado su nómina de comparecientes para la Comisión de evaluación del Estado de las autonomías en el Congreso de los Diputados. 

 

Sobre la crisis de Estado, ¿cree necesaria y posible una reforma constitucional? Dada la actual correlación de fuerzas, ¿no saldría una Constitución aun peor, más centralista y represiva?


He mencionado mi posición favorable no sólo a una reforma constitucional, sino a un proceso constituyente. Muchos miran con desdén tal propuesta, viéndola como propia de un enfoque izquierdista ajeno a la realidad. Soy consciente de ello. Pero devuelvo la pelota: es propio de un enfoque marcadamente conservador no atreverse a que la sociedad española y los representantes políticos de la ciudadanía no acometan la reconstrucción del pacto constitucional necesario para que el Estado español sea viable con garantías de futuro. El nacionalismo españolista que se cierra a entrar a fondo en la cuestión actúa contra ese mismo futuro del Estado que dice defender. Es verdad que para ello es necesario resolver algunas cuestiones de calado que requieren amplio debate, como es el caso de lo relativo a un concepto de soberanía muy trasnochado que, además, no se ve respaldado por la realidad. Sólo una idea mitificada de soberanía impide tratar asuntos como el relativo a soberanías compartidas –por cierto, del que ya hablaba el PSC en 2012 cuando también asumió el “derecho a decidir”, antes de caer en la trampa de dejar que se identificara con “derecho de autodeterminación”--. En fin, son problemas cuya solución no se alcanza en tres meses, pero es necesario ponerlos sobre la mesa y empezar a dialogar en serio, que es algo más que negociar. Diré de paso que sin resolver las cuestiones de reconocimiento –en este caso, de la pluralidad nacional-- no se solucionarán de verdad los temas de redistribución y de sistema de financiación, por ejemplo. 

 

¿Qué piensa hacer ahora? ¿Entrará en Podemos? ¿Fundará un nuevo espacio político? ¿Quiénes serán sus nuevos compañeros de viaje?


La verdad es que he tomado la decisión de salir del PSOE por los motivos aducidos y a ella no se añade ninguna otra. Pienso que mi aportación puede ser interesante como contribución al debate en el seno de la izquierda y a las ideas que desde la izquierda se proyectan al conjunto de la sociedad. Y ahí encuentro muchas personas y colectivos con los que coincidir –también del Partido Socialista- para seguir llevando a cabo una reflexión colectiva que nos es de todo punto imprescindible. De hecho, vengo colaborando con distintas organizaciones, más allá de las adscripciones de partido, desde tiempo atrás. 

 

Por último, ¿qué balance hace de estos 25 años de militancia? ¿Cómo ha cambiado el PSOE y el país en ese tiempo?


Personalmente, el balance de veinticinco años de militancia socialista es positivo. En ese sentido le expresaba a Pedro Sánchez mis motivos de agradecimiento. En primer lugar, al partido como tal, por las oportunidades que tuve de  desempeñar tanto responsabilidades orgánicas como cargos institucionales al servicio de la ciudadanía y de lo que supone el proyecto socialista. En segundo lugar, por la positiva experiencia durante más de dos décadas compartiendo militancia con muy valiosos compañeros y compañeras. Especialmente, la tarea política realizada desde la corriente Izquierda Socialista, desde su condición minoritaria, siempre mereció la pena. Y, en tercer lugar, es motivo de gratitud la acogida que encontré, más allá del respaldo en votos, cuando presenté mi candidatura a la secretaría general del Partido, en el proceso de primarias de 2014, cuando Pedro Sánchez salió por primera vez como Secretario general. Por lo demás, desde 1993 hasta ahora el PSOE ha cambiado sensiblemente. Todavía gobernaba Felipe González, ya en serias dificultades, entre otras cosas también por temas de corrupción entonces y de los coletazos de asuntos escabrosos, como el tema GAL. Pensé que era el momento de implicarme en el Partido Socialista atendiendo a unas condiciones que iban a exigir una reformulación del proyecto socialista ante las nuevas circunstancias que se avecinaban. Fueron las de las victorias de la derecha hasta que, con Zapatero al frente, el PSOE volvió de nuevo al gobierno, con capacidad de implementar nuevas políticas sociales, en torno a derechos de ciudadanía, de memoria histórica, de nuevo enfoque para la cuestión territorial… Pero el PSOE aún no ha salido de la crisis que afecta a la socialdemocracia europea, tras décadas de hegemonía neoliberal y en el marco del proceso de globalización que ha hecho que cambien las coordenadas políticas en las que nos movemos. Las soluciones ya no pueden ser las que se pensaban para ser aplicadas sin más en el contexto de un Estado nacional. Éste se halla hoy desbordado por el mercado, y hasta realidades supranacionales como la UE están hoy sometidas a las dinámicas del capitalismo financiero. La izquierda, una vez más, ha de reconstruirse para ganar confianza y credibilidad… Hay muchos cabos que atar en torno a desempleo y precariado, ecología y economía, educación y sanidad, exigencias de igualdad social y de género, objetivos de justicia que no pueden dejar atrás a refugiados e inmigrantes… Necesitamos más democracia y necesitamos perfilar qué democracia queremos como ese sistema político de mediación participativa entre la sociedad, el Estado y lo que está más allá del Estado. ¡Hay tarea!

 

AUTOR

Nacido en Madrid, en 1964, el director de CTXT fue corresponsal de El País en Lisboa, Roma y París. Anteriormente, trabajó durante 10 años en la sección de Cultura como reportero para temas de cine, literatura y arte. En 2011 fue galardonado con el premio Francisco Cerecedo y con el Livio Zanetti al mejor corresponsal extranjero en Italia. En 2010, obtuvo el premio del Parlamento Europeo al mejor reportaje sobre la integración de las minorías. Es autor de los libros ’La voz de los flamencos’ (Siruela 2008) y ’El mejor año de nuestras vidas’ (Ediciones B).

http://ctxt.es/es/20180103/Politica/17076/perez-tapias-psoe-pedro-sanchez-catalu%C3%B1a-federalismo-izquierda.htm

04/01/2018 08:27. Izquierda Socialista en Valladolid #. Partidos Políticos No hay comentarios. Comentar.

Laicidad, Libertad y Responsabilidad

En nuestro país las leyes hablan de “libertad religiosa”, pero apenas inciden en la libertad de conciencia, ni en la defensa de la laicidad como derecho real de respeto a las diferentes opciones morales y espirituales de la ciudadanía, que no siempre se reducen a las religiones.


La laicidad es una propiedad, carácter o condición de algo, generalmente aplicable a las instituciones, y por excelencia al Estado, de ahí las expresiones “laicidad del Estado” y “Estado laico”.


En palabras de Luis María Cifuentes, Fundación CIVES, existen ciertos elementos que configuran la acción de ejercer una laicidad real; la libertad de conciencia individual, la igualdad de todos y todas ante la ley, la total separación del Estado de las religiones en el ámbito jurídico y político y la defensa de la tolerancia y del diálogo intercultural e interreligioso. Para en el Estado laico no puede haber discriminación positiva o negativa hacia un grupo determinado en razón de sus creencias”. Así, por definición, la laicidad no tiene que ver con la religión como tal, a la que respeta profundamente, sino con su régimen de influencia en la esfera pública.

 

Nuestra actual Constitución no incorpora la idea de laicidad de Estado, consagra el principio de no discriminación por razón de religión pero no refrenda la neutralidad del Estado ante el hecho religiosoEl Estado Español tiene que realizar un esfuerzo para la integración de opciones diferentes personales bajo un mismo concepto de ciudadanía y para ello, se deben derogar tratados internacionales que nos obligan al mantenimiento económico de confesiones religiosas, cambiar la Constitución y la voluntad de nuestros representantes democráticos para buscar la neutralidad del Estado en cuestiones espirituales o, incluso mejor, su imparcialidad, y la laicidad es la herramienta necesaria para esa integración, desde la que se puede garantizar la libertad de elección y de representatividad.


El laicismo, contrariamente a lo que muchas personas creen, no es un movimiento antirreligioso, su objeto fundamental es defender la libertad de conciencia, la igualdad de trato entre todas las opciones espirituales y la dedicación del interés político a lo común y universal y no a lo particular. La existencia de un Estado y de un espacio público laico, asegurarán la coexistencia armoniosa en un país, así como la paz y el respeto, por lo que podría decir que el laicismo es sinónimo de fraternidad y sororidad.


Por lo tanto, la laicidad es el principio fundamental de la democracia. Es esencialmente el marco de respeto y de tolerancia a la libertad de cada persona y a su elección privada. Para todo ello es necesario un fuerte compromiso de la comunidad, porque la verdadera libertad, para que no sea pura teoría, necesita un gran sentido de la responsabilidad.

 

Los y las militantes del PSOE, en su ultimo 39 Congreso Federal defendemos la consolidación de un Estado Laico que garantice los valores derechos y libertades civiles adecuando su legislación a las características propias de una sociedad abierta, plural y compleja respetando las convicciones y expresiones ideológicas, religiosas, culturales y de género de todos los ciudadanos y ciudadanas, y trabajaremos en los diferentes espacios políticos e institucionales para que ello sea posible.

 

 

 

 

01/12/2017 09:53. Izquierda Socialista en Valladolid #. OPINIONES No hay comentarios. Comentar.

“Europa renuncia a valorar el trabajo doméstico pero sí incluye en el PIB actividades como la prostitución y el narcotráfico”

Marisa Kohan – Público.es

La economista y activista social, Carmen Castro, aboga por un modelo económico que ponga en el centro de su actividad la sostenibilidad de la vida y las aportaciones que realizan las mujeres que hoy por hoy no se valoran, ni se visibilizan, pero que pueden suponer el 45% del Producto Interior Bruto los países. Esto significa repensar las políticas públicas y la asignación de recursos económicos. Una economía feminista supone, afirma, replantear los comportamientos individuales, principalmente los que realizan o no realizan los hombres.

¿Cómo influye la economía tradicional, la que tenemos, en la vida de las mujeres?

La economía que tenemos, la ortodoxa o tradicional, está basada en una división sexual del trabajo que genera una asimetría jerárquica por cuestiones de género. Crea una sociedad jerarquizada, sesgada y androcéntrica que no tiene en cuenta las capacidades, las potencialidades ni las condiciones de vida de las mujeres. Esto quiere decir que el sistema productivo que conocemos es posible y se asiente fundamentalmente en un trabajo que es invisibilizado, no es reconocido ni valorizado y que fundamentalmente realizamos las mujeres en el ámbito del hogar y las relaciones sociales.

La economía tradicional parte de postulados como el de la mano invisible de Adam Smith, que dice que no hace falta que intervengas en el mercado porque ya la oferta y la demanda se encargarán de poner las cosas en funcionamiento. Pero el mejor ejemplo de esto es lo que hemos vivido en estos últimos ocho años. Cuando no se establecen regulaciones lo que ocurre es esta inercia de voracidad capitalista y depredadora de acumulación de beneficios.

Usted habla de la economía feminista. ¿En qué consiste?

Consiste en cambiar la mirada y aplicar una perspectiva feminista a cómo se organiza social y económicamente una sociedad y cuáles son las relaciones y los valores que la sustentan. Se trata de poner el foco en visibilizar y hacer emerger todos los desequilibrios y las múltiples desigualdades de género que provoca esta economía ortodoxa, ciega a todo lo que no sea una visión androcéntrica y occidentalizada. Una economía en la que el hombre es el centro de todo.

Supone también ..............

https://www.attac.es

29/11/2017 09:48. Izquierda Socialista en Valladolid #. OPINIONES No hay comentarios. Comentar.

Ruptura consumada

 

IÑAKI GABILONDO Madrid 07/09/2017 - 09:38 h. CEST

 

Ayer nos pasamos el día siguiendo de cerca la sesión del Parlament, sesión caótica, embarullada, de vergüenza ajena, como si se estuviera dirimiendo la batalla decisiva, como si la victoria parlamentaria de unos o de otros fuera a determinar si habría o no habría cisma, cuando eso estaba ya decidido de antemano, como se puso en videncia en un espectáculo de parcialidad y de dislocación de las normas que producía bochorno. Nos resultaba imposible reconocer la Cataluña que tanto admiramos.

Por la tarde un prohombre catalán me dijo: “Soy independentista, pero así y con estos, adónde vamos”. Yo pensaba: “Yo no soy independentista, pero con los que han permitido que esto llegue hasta aquí sin hacer nada, adónde vamos”. A mí me hubiera gustado que el Gobierno español hubiera por lo menos estudiado la posibilidad de autorizar el referéndum, pero no lo hizo, y enfrente el soberanismo creyó posible driblar con ingeniosas argucias el marco legal vigente y saltar limpiamente a una nueva legalidad, una ensoñación que predicó con gran imprudencia. Muchos creyeron que se trazaba un camino rápido, sencillo y sin riesgos que pronto verán que no es así.

Desde ayer el desafío ya es oficial. A partir de ahora en este septiembre histórico que se presenta terrible, con todas las cartas al descubierto, mediremos por un lado la capacidad coercitiva del Estado y por otro la determinación de la ciudadanía soberanista de seguir adelante contra viento y marea. Para empezar, el lunes en la Diada. Lo que se avecina va a ser duro, lo que se avecina puede ser muy peligroso. Se consumó la ruptura, se consumó el mayor fracaso de la democracia española

 

 

http://cadenaser.com/programa/2017/09/07/hoy_por_hoy/1504769898_905554.html

 

07/09/2017 14:29. Izquierda Socialista en Valladolid #. OPINIONES No hay comentarios. Comentar.

Cuatro mapas y un gráfico que explican los resultados de las primarias del PSOE

El triunfo de Pedro Sánchez en las primarias socialistas abre un nuevo escenario político a partir de hoy. El que fuera ya secretario general del PSOE recabó el apoyo de uno de cada dos militantes que votaron ayer, imponiéndose con holgura a su principal rival, Susana Díaz, que se tuvo que conformar con menos del 40% de los votos. Sánchez tan solo perdió frente a Díaz en las provincias andaluzas, Ávila, Badajoz, Cuenca y Huesca, además de en Vizcaya y Guipúzcoa, donde el ‘local’ Patxi López se impuso a sus dos contrincantes.

mapas:


elconfidencial.com/espana

22/05/2017 08:10. Izquierda Socialista en Valladolid #. Partidos Políticos No hay comentarios. Comentar.

El submundo de los partidos (y la encarnizada lucha de unas primarias)

 

Las elecciones que se avecinan en el PSOE presentan todos los ingredientes para ser un proceso a cara de perro. También hay un populismo socialista, menos socialista cuanto más populista

 

Dista mucho de ser ejemplar el proceso de elecciones primarias para la secretaría general en que ya está inmerso el PSOE. Espero que nadie haga uso de la manida expresión de que los socialistas vamos a dar una lección de democracia. Necesaria la humildad. Igualmente pienso que nadie vendrá con la cantinela de que con estas primarias estamos en una nueva fiesta de la democracia. Nada de eso. Y no hay nada de eso porque es un proceso que viene viciado de origen por haber arrancado con la injustificable conspiración para defenestrar a quien ostentaba la responsabilidad de la secretaría general del partido, por el nombramiento de una comisión gestora que no ha hecho sino ahondar en su déficit de legitimidad, por la interesada dilatación de los plazos para convocar un congreso y por las prácticas alejadas de la transparencia y la neutralidad ante candidaturas concurrentes que acompañan la puesta en marcha de las primarias a las que la militancia socialista va a ser convocada. Desgraciadamente las cosas son así y no hay adorno posible que edulcore la penosa imagen que con todo ello transmite el PSOE a la ciudadanía, atónita ante los modos ventajistas de unos y la campaña de acoso y desprestigio que sufre quien, en su legítimo derecho, anunció su candidatura concitando un más que notable –sorprendente para algunos-- apoyo de amplios sectores de la militancia. Hablamos de Pedro Sánchez. Pero todo lo que ocurre requiere ir al fondo, a la búsqueda de los porqués del espectáculo fratricida en que puede derivar lo que ha de ser limpio ejercicio de participación democrática. 

 

Ciertamente, la política es todo un mundo con su propia lógica, como en el siglo XVI acertó a ver Maquiavelo. No quería decir el florentino que fuera un mundo aparte, pero sí que era, y es, un ámbito en el que rige una lógica propia cuyas premisas principales tienen que ver con el poder: con cómo obtenerlo y cómo conservarlo. El poder es realidad humana, tan humana que sobre ella se concentra la ambigüedad de nuestras realizaciones y la ambivalencia de nuestras capacidades. El poder es palanca para la activación de nuestros potenciales, individuales y colectivos, de cara a nuestra mayor humanización, o el poder es instrumento de dominio en el seno de la realidad social, capaz de inducir procesos de deshumanización que nos lleven incluso a las más bajas cotas de lo inhumano. Por ello, el mundo de la política produce sus propios submundos, como esos sótanos que al descender hacia ellos son la antesala del infierno. Si el mal es el abuso de poder, las distintas plantas de sótano son la gradación de los infiernos hacia el abismo. Es ahí donde la mirada de la ciudadanía tiende a retraerse, apartando la vista por ahorrarse contemplar la zafiedad del espectáculo. 

 

El poder como dominio es muy seductor para quien alcanza una posición en alguna forma privilegiada. Las instituciones políticas, articulando lo político mediante espacios y procedimientos establecidos con la suficiente legitimidad, ofrecen el pedestal desde donde encaramarse para trasmutar el poder como capacidad de hacer a favor de la comunidad en poder como dominio de unos sobre otros o, en el extremo, de uno sobre todos los demás. La ambigüedad de las creaciones humanas propicia que sea fácil transitar de un poder a otro, reduciendo la capacidad a voluntad de dominio. Si hablamos de empoderamiento refiriéndonos al proceso de ganar la posición adecuada para ejercer la capacidad que en cada caso es propia, ya Nietzsche vio cómo resulta pervertido ese empoderamiento desde que se ve reducido a una voluntad de dominio que absorbe toda posibilidad de un poder otro. No es ajena la producción de nihilismo, de sinsentido, a dicho dominio, pues el poder así entendido mata la vida.

 

Con razón, pues, tras Nietzsche, captó Weber que en la política, dada la lógica imperante, el poder dominio, con su carga de violencia, es el que prima. Resignado ante hecho tan aplastante, no dejó de señalar que la política, para no sucumbir a una i-lógica contraria a las indispensables exigencias del invento consistente en el Estado, había de establecer como condición necesaria el monopolio de la violencia legítima. Con todo, la violencia acarreada por el Estado en su más íntimo núcleo es inerradicable, siendo insoslayable medio para asegurar el orden social. El recurso supone, por su propia condición, una constante tentación para el abuso. Por eso, entrar en política, concluía Weber, supone pactar con el diablo. Lo diabólico del poder es su permanente potencial de dominio depositado en todos los intersticios de la arquitectura institucional, siendo tanto más seductora la tentación del abuso en los apartados rincones del subsuelo del mundo político, es decir, al interior de los partidos.  

 

Si el mundo político, en las democracias constitucionales, tiene las salas nobles del edificio en donde se hacen radicar gobiernos y parlamentos, quedan como oscura zona de servidumbre esas otras habitaciones del submundo donde se instalan los partidos, sobre los cuales se hacen recaer la logística e intendencia necesarias para que la maquinaria del poder funcione. Tal funcionamiento lleva anejo el conflicto y la competencia partidaria por los recursos, desde económicos hasta ideológicos, que requiere un protagonismo político enfocado a la conquista de un poder fuertemente disputado. La confrontación política no se da sólo entre partidos que compiten por situarse lo mejor posible en las instituciones –de suyo, aspirando a monopolizar las mismas, por más que ello se encubra con la retórica del pluralismo democrático--, sino que se traslada al interior de los propios partidos. La oligarquía que se constituye en el seno de los mismos –en este caso encubiertas sus pretensiones bajo la cobertura de falsas apelaciones a la participación de la militancia-- funciona aglutinada en torno a intereses comunes a la casta funcionarial a la que da paso una desmesurada profesionalización política. Robert Michels anticipó al respecto su certero diagnóstico. 

 

El submundo de la política en el que los partidos libran sus encarnizadas batallas por el poder interno, acompañadas por la lucha en torno a los recursos financieros para controlar sus instancias decisorias –y ahí radica la crucial importancia de tener el control de las fuentes económicas de la organización, incluidas las que manan por los cauces de la corrupción política, como se constata en los casos que nos llevan a las tenebrosas historias que van desde PP a PSOE pasando por CiU--, ofrece una descarnada panorámica de cómo se ventilan los asuntos propios. A través de ellos está en disputa el control del “aparato” que permite mantener engrasada la organización y controlar el acceso y la presencia en las instituciones, desde instancias caudillistas y mediante procedimientos clientelares, de quienes han de hacer presente al partido en las que supuestamente son instancias de representación de la ciudadanía.  Los resabios del viejo caciquismo no dejan de impregnar los modos que se hacen valer en una interna competición por el poder en la que las apelaciones a la fraternidad no tapan los duros enfrentamientos entre adversarios dentro de un mismo proyecto político que no hacen sino repetir la lógica amigo-enemigo a la que Carl Schmitt, injusta pero realistamente –hasta cínicamente--, redujo la dinámica política. 

 

No hace falta que un partido sea una formación política de vanguardia al modo del partido bolchevique diseñado por Lenin para que la profesionalización política llegue al extremo de que se impongan las particulares expectativas del vivir de la política sobre el vivir para la política –de nuevo el inagotable Weber--, de forma que al competir por el apoyo o por el designio “dedocrático” interno se activen toda clase de ardides para eliminar a contrincantes. Si ello ocurre además en un contexto tal en el que el competidor indeseable es un antiguo secretario general –máximo dirigente del partido-- al que se le derribó de su puesto por los más torticeros mecanismos, no se reparará en gastos, incluidos los de la deslegitimación ante la militancia y el descrédito ante la ciudadanía, para evitar que vuelva a ocupar el puesto del que fue desalojado. Como quedó señalado, es lo que sucede en un PSOE en el cual las elecciones primarias que se avecinan presentan todos los ingredientes para ser un proceso a cara de perro en el que los ladridos ahuyentarán a la ciudadanía y en el que es de temer que primen las carencias en cuanto a transparencia, imparcialidad de los órganos dirigentes, igualdad de condiciones entre candidaturas y ausencia de indebidas presiones sobre quienes quieran avalar a un candidato o vayan a ejercer su derecho al voto. En las próximas primarias para la elección de quien haya de desempeñar la secretaría general se juega el PSOE su ser o no ser. Si se deja que todo se hunda en ese submundo partidario que lastra la vida democrática misma de nuestras sociedades, sólo añadiremos más basura sobre una democracia sumida en el descrédito y sometida a la erosión de la demagogia. También hay, por cierto, un populismo socialista, que cuanto más populista, menos socialista. 

 

José Antonio Pérez Tapias

Es miembro del Comité Federal del PSOE y profesor decano de Filosofía en la Universidad de Granada.


27/03/2017 09:21. Izquierda Socialista en Valladolid #. OPINIONES No hay comentarios. Comentar.

El presidente de Castilla y León oculta los detalles de la sede en Varsovia cuya existencia camufló durante 8 años

 

  • Juan Vicente Herrera en 2012 que la Junta había comprado su sede de Varsovia mientras firmaba con el ministro de Asuntos Exteriores un convenio para el traslado de centros de gobiernos regionales a oficinas diplomáticas con el fin de ahorrar
  • La sede polaca se inauguró en mayo de 2004 con la presencia del presidente de Polonia. La Junta no responde sobre el precio que se pagó, a qué sociedad y si el inmueble, de 297 metros cuadrados sigue siendo de su propiedad
  • El PSOE reveló hace unos días que se había alquilado la sede de Bruselas a la promotora del edifico Perla Negra a través de una sociedad instrumental

 

La Junta de Castilla y León compró un inmueble para su Centro de Negocios en Varsovia, Polonia. El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, así lo dijo muchos años después de su puesta en marcha, en 2004. El comentario de Herrera ante los medios de comunicación ocurrió el 12 de junio de 2012, cuando firmaba un convenio con el entonces ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo para integrar los efectivos de la Comunidad en el extranjero en las delegaciones diplomáticas o comerciales del Estado.

 

El objetivo era "ahorrar". En ese momento, Castilla y León contaba con sedes en Dusseldorf, Sao Paulo, Sanghai, Miami, Los Ángeles, París, Casablanca, México DF, Lima, Varsovia, Lisboa, Londres o Estocolmo. Herrera señaló "los ahorros importantes en el gasto" que se iban a producir fruto del acuerdo con exteriores, aunque añadió que "sólo una oficina de promoción exterior, la de Varsovia, es propiedad de la Junta". Así lo recogieron distintos medios a través de una información de agencias.

 

Meses antes, en enero, el consejero de presidencia, José Antonio de Santiago Juárez, había adelantado el traslado de las 17 sedes comerciales para ahorrar gastos, y precisó que "la Junta" sólo pagaba, en ese momento, "los alquileres de siete pequeños despachitos". Este diario intentó obtener una explicación sobre las declaraciones de Herrera a través de su director de Comunicación, Alejandro Salgado, sin embargo, tal y como viene ocurriendo desde hace unos meses, no contestó ni a las llamadas ni al correo electrónico que se le remitió.

.................

La investigación del caso Perla Negra, que involucra también a la ADE podría dar una vuelta de tuerca. Por el momento, el PSOE presentará en el juzgado el contrato de alquiler de Bruselas que vincula a la Junta de Castilla y León con los promotores del edificio mediante una sociedad instrumental.

 

Más información en:

eldiario.es

El ascenso de la extrema derecha en Europa

 

Notas sobre el auge de la extrema derecha en Europa

 

1.- La extrema derecha no es el fascismo, aunque en algunas cosas se le parezca. Podríamos decir al modo de Emmanuel Terray que la extrema derecha “se mueve en el espacio intermedio que separa a la derecha clásica del fascismo”. Si en la derecha hay siempre una pulsión a favor del orden establecido, no es el caso del fascismo que pretende la construcción de un Estado nuevo, que alienta a las masas contra las élites, que cree en la violencia y en la guerra como estado superior de la realización humana y que hace del vínculo directo entre el líder y las masas la forma suprema de la política. No hace falta recordar que para Carl Schmitt el estado nazi y el estado bolchevique tenían una cosa común: era las dos formas de estado modernas.

 

Esto no significa que no haya espacios de proximidad entre la extrema derecha y el fascismo. Buena parte del programa –sobre todo por lo que hace a la exaltación nacional, la defensa de una identidad excluyente conceptualmente cercana a la idea de raza y a la identificación pueblo patria- es compartida.

 

La derecha democrática se mueve actualmente entre los parámetros del llamado neoliberalismo económico y el conservadurismo social. Los neoliberales ponen el acento en la desregulación de la economía, en el papel ancilar de la política supeditada a las exigencias del poder financiero global, en el cosmopolitismo, en la globalización sin fronteras, en la prioridad del crecimiento y del beneficio empresarial sobre la redistribución y la cohesión social.

 

Aunque el crecimiento de momento sólo beneficie a unos pocos, a la larga acabará reportando beneficios a todos, como el agua que cae del cielo. El escritor suizo Jonas Luescher bautizó este argumento como teoría del estiércol de caballo: “Cuanta más avena demos al caballo, más abundante será su producción de excrementos y los pajarillos tendrán más para comer”.

 

Apoteosis de la idea de desigualdad y del desprecio del neoliberalismo por el común de los mortales. El conservadurismo apuesta por la continuidad, por la tradición, por los valores cristianos, por el orden por el marco patriótico y nacional. Ambas concepciones raramente se dan en estado puro, y más bien se han ido acoplando en la medida en que el neoliberalismo marca los límites de la gobernanza económica y el conservadurismo aporta la cobertura política, para hacer más llevaderas las incertidumbres que el proceso de globalización genera en los ciudadanos. François Fillon es un ejemplo casi perfecto de ello: él mismo se presenta como liberal en lo económico y radical conservador en la tradición de la derecha católica francesa.

 

En este contexto, la extrema derecha representa la radicalización de los valores conservadores para encuadrar a unas clases medias y populares que se sienten abandonadas e indefensas. Los valores fundamentales son compartidos: orden, autoridad, jerarquía, desigualdad, defensa de las instituciones, nacionalismo fundamental, prioridad a los nacionales, lo que vería es el nivel de intensidad. Volviendo a Emmanuel Terray: “Si la derecha clásica sólo admite la violencia si se ejerce en los límites fijados por la ley; la derecha extrema la contempla como un medio entre otros, a utilizar en función de las circunstancias”. Y así el rechazo al extranjero se convierte en xenofobia, el patriotismo en nacionalismo identitario y chauvinismo, la lucha antiterrorista en guerra al Islam, la autoridad en autoritarismo.

 

Y una última precisión conceptual: hay que abandonar la inflación de palabras usadas con intencionalidad política, ya que nada significan: no aportan conocimiento sino confusión; no sirven para entender sino para fomentar la ignorancia. La razón de su uso es estrictamente descalificatoria. Simplemente, se trata de colocar una etiqueta al adversario que le marque como excluido. Me refiero especialmente a populismo y antisistema. Y ahora está entrando en escena una tercera que camina rápidamente hacia este papel de gadget ideológico para todos los servicios: posverdad.

 

A juzgar por los discursos oficiales, Marine Le Pen, Trump, los Grillini, el independentismo catalán y Podemos tienen en común que son populistas y antisistema. Magnífico recurso para descalificar a todo aquello que desborda los estrictos límites del monopolio tradicional del poder, sin aportar información ni conocimiento alguno. Lo único que une a cosas tan dispares es que son diferentes expresiones al malestar generado por los estragos provocados por los años nihilistas en que se creyó que todo era posible, que no había límites al capitalismo, que acabaron con la crisis de 2008, y por la gestión que de ella hicieron los gobiernos conservadores y socialdemócratas. Pero la extrema derecha, ya sea en su versión norteamericana –Trump- o en su versión francesa –Le Pen- no tiene nada de antisistema, al contrario, es el plan B autoritario del sistema, y el independentismo catalán será anticonstitucional pero sumamente respetuoso con el sistema económico y social.

 

Igualmente, populismo es una palabra que atrapa todo, que ya no significa nada. Sus definiciones más solventes son dos: hacer promesas a la ciudadanía a sabiendas que no podrán ser cumplidas. Y el que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Nada se ajusta tanto a esta definición como la campaña electoral de Rajoy de 2011. La otra definición gira en torno a la conversión del pueblo en sujeto político de cambio, bajo liderazgos personales fuertes. Pero el pueblo es un concepto demasiado amplio, que sólo adquiere sentido desde la pluralidad que lo constituye. Algunos dirigentes de Podemos han hecho suya la idea de populismo, para identificar la construcción de un nuevo relato de base popular. Pero que poco tiene que ver con el uso descalificativo que se hace del término populismo, y con los otros movimientos identificados como tales. En cuanto a la posverdad -`presentar como novedad la apelación a los sentimientos y a las emociones en política’-, me parece ridículo. La novedad es que la viralización de las mentiras las convierte en verdades con grandes dificultades para combatirlas. Para revisar el crecimiento de la extrema derecha en Europa hay que despojarse de estos tópicos.

 

2.- En general, toda Europa viene sufriendo un desplazamiento a la derecha desde los años 80. La inseminación de la derecha clásica por el llamado neoliberalismo, que ha dado lugar a una síntesis a menudo llamada neoconservadurismo, en un contexto de inseguridad e incertidumbre creciente; y la incapacidad de la izquierda para dar respuesta al desamparo de las clases medias y populares hundidas por la crisis, ha dejado espacio libre al crecimiento de la extrema derecha en Europa. La derecha clásica ha sido radical en las devastadoras políticas económicas, pero discreta y prudente en el discurso público. Y la extrema derecha, sin complejos a la hora de levantar la voz, ha canalizado las iras de muchos sectores. Y ha conseguido arrastrar a buena parte de la derecha –e incluso a la izquierda en algunos casos- para hacer su propia agenda.

 

La extrema derecha se nutre de las crisis de las clases medias. Como ha descrito Marina Subirats, desde los años 90 se fue construyendo la ilusión de que toda la sociedad era una inmensa clase media, con unos pocos ricos en la parte de arriba de la pirámide que habían optado por la secesión, y unos sectores marginales, casi invisibles, por la parte de abajo. Unos compraban en Zara y otros incluso en Louis Vuitton pero la quimera de la felicidad estaba construida con los mismos mimbres mentales del consumismo de masas. Esta ilusión se quebró con la crisis de 2008 que rompió a las clases medias por la mitad. Los que conservaron el empleo y pudieron mantener su trabajo profesional, favorecidos por la caída de la inflación, pudieron trampear la crisis razonablemente, pero se sintieron asediados por una de los sentimientos que más rápidamente se propagan en las clases medias: el miedo. Los que perdieron posición y se encontraron ante un abismo que creían ya superado para siempre, entraron en el desconcierto y la angustia. Y muchos de ellos abandonaron a los partidos en los que habían confiado al sentirse traicionados y se dejaron llevar por el rechazo a la política o por las promesas de redención comunitarista que ofrecía el discurso duro de la extrema derecha. La izquierda vio cómo su propio electorado se iba al otro lado del espectro. Y la derecha, pero también la socialdemocracia, optaron por el mimetismo de la extrema derecha: seguridad, xenofobia y miedo, con lo cual no hicieron más que reforzarla.

 

3.- La ciudadanía, en su desamparo, necesitaba chivos expiatorios: los encontró en los inmigrantes y en las élites. La crisis de los refugiados –a la que Ángela Merkel intentó inicialmente responder con franqueza, pero acabó acomodándose al estado general de opinión- reforzó el discurso contra los extranjeros, convirtiendo a los nacionales en víctimas y presentando a los inmigrantes como privilegiados que nos roban bienes y derechos. Desde esta perspectiva se han ido desplegando todos los tópicos del discurso de extrema derecha: excepción nacional, antieuropeísmo, repliegue identitario, prioridad a los autóctonos, comunitarismo, rechazo a la diversidad cultural. Los atentados del terrorismo yihaidista han reforzado el rechazo al extranjero, convirtiendo a los musulmanes en principal chivo expiatorio.

 

El complemento ideológico de la extrema derecha es el discurso antiélites, que les permite presentarse como lo que no son: una alternativa al sistema. En realidad, la extrema derecha es el plan B del sistema: la vía más directa hacia el autoritarismo posdemocrático. Pero se trata de capitalizar la reacción de la ciudadanía contra unas clases dirigentes y contra una clase política que, escondida detrás del discurso de los expertos, se ha ido alejando de la ciudadanía y desconectando de ella. Y para ello se presenta como personas ajenas a los que mandan, cercanas al pueblo y parte de él. Autenticidad popular como fondo de legitimación: somos como todos. El discurso antiélites es también una respuesta a una política que está transformando la democracia por la vía de la transferencia de la soberanía hacia la aristocracia de los expertos. Es decir, hacia la liquidación de la democracia liberal.

 

4.- La derechización de Europa debilita enormemente los valores de las grandes tradiciones liberales y republicanas europeas. Como si la enorme inundación producida por la globalización, que siguió a la caída del muro de Berlín, siguiera todavía activa. Primero, se llevó por delante al comunismo, después a la socialdemocracia, ahora tocaría al liberalismo. La razón crítica, la conciencia universal expresada en el imperativo categórico kantiano, la idea de humanidad como portadora de derechos básicos de todas las personas, las libertades civiles, se sienten amenazadas. Y el principio republicano es reemplazado por un comunitarismo de la peor especie. Y lo grave de la situación es que la derecha abandona el liberalismo ideológico –que no el económico- para hacer suya la agenda de la extrema derecha. Lo hemos visto en Francia donde la derecha católica, tradicional y conservadora ha desplazado al más liberal de los candidatos de las primarias, Alain Juppé, a favor del neoconservadurismo de François Fillon.

 

Y no olvidemos que la derecha española ha sido pionera en este sentido. Mariano Rajoy intentó imponer una contrarreforma en los primeros años de su mandato. El presidente quiso demostrar que la derecha había recuperado el poder sin complejos, y puso en acción al arsenal católico, conservador y centralizador. Desde la impunidad de la mayoría absoluta, implementó tres proyectos estrella que encargó a los tres ministros con más carga ideológica del Gobierno: la ley de Educación de Wert, la ley Mordaza de Fernández Díaz, y la del Aborto, en manos de Alberto Ruiz Gallardón. La propina fue la reforma laboral. Los tres ministros ya no están, sacrificados a mayor gloria del presidente. La reforma del aborto quedó en intento. La Lomce ya ha decaído, envuelta en una promesa de pacto sobre la educación. Y la ley Mordaza está en el punto de mira de la oposición. España resiste, en parte porque la reacción contra la crisis nihilista ha venido de la izquierda y no de la extrema derecha.

por Josep Ramoneda

http://www.espacio-publico.com

26/01/2017 09:10. Izquierda Socialista en Valladolid #. OPINIONES No hay comentarios. Comentar.

‘LA INSOPORTABLE CONTRADICCIÓN DE UNA DEMOCRACIA CÍNICA’

JOSÉ ANTONIO PÉREZ TAPIAS / AUTOR DE ‘LA INSOPORTABLE CONTRADICCIÓN DE UNA DEMOCRACIA CÍNICA’

“El sacrificio de Pedro Sánchez fue una operación de Estado”

 

José Antonio Pérez Tapias (Sevilla, 1955) vuelve a casa por Navidad. Lo hace, concretamente, en la Editorial de la Universidad de Granada, institución donde ejerce como profesor y ocupa el cargo de decano de la Facultad de Filosofía y Letras. El libro se titula La insoportable contradicción de una democracia cínica, una recopilación de textos —varios de ellos publicados aquí, en CTXT— escritos entre 2015 y 2016 en los que analiza y contextualiza la situación política de nuestro país y la Unión Europea durante ese tiempo. 

La crisis de la democracia es el denominador común de un libro que recorre el deterioro de las instituciones y la pérdida de afecto de la ciudadanía por sus líderes políticos. Lo hace desde la izquierda, apuntando directamente al partido en el que milita Pérez Tapias, el PSOE. A través de la aparición de la “nueva política”, el resurgimiento del populismo de derecha y situaciones tan dramáticas como la de los refugiados, La insoportable contradicción de una democracia cínica trata de arrojar algo de luz en una cronología de acontecimientos que deja un panorama desolador para el europeísmo y la socialdemocracia. 

¿Se encuentran los sistemas democráticos en un punto de no retorno?

Están en un momento crítico, crucial. Estamos viendo cómo en muchísimos países se está dando una crisis de representación política, con una distancia muy grande entre la ciudadanía y sus representantes. Y esa distancia es un síntoma claro de que algo está fallando en los sistemas democráticos. Por tanto, es ahí donde urge encontrar esas soluciones que vayan en el camino de una democracia más participativa, donde esa conexión entre ciudadanía y representantes sea mucho más viva y fluida, y donde además la participación democrática no quede restringida al momento electoral.

La democracia es el sistema político de los Estados de Derecho que hoy pueden presentarse como tales, y está ocurriendo que los mismos Estados se están viendo relegados a una situación de impotencia grave respecto al mercado y los grandes poderes financieros. Esa misma crisis del Estado frente al mercado está repercutiendo también en la legitimidad con que se perciben las instituciones democráticas, de forma que la ciudadanía pasa a desconfiar de los gobiernos porque no responden a las expectativas o a los programas electorales. Y ocurre tanto en el ámbito de los Estados nacionales como en el ámbito de los supranacionales, como es la Unión Europea. Hace unos años hablábamos de un déficit democrático y hoy nos encontramos con una Unión Europea que tiene mucho de antidemocrática en su funcionamiento.

 

¿Qué representa el proyecto europeo para la supervivencia de la democracia?

 

La Unión Europea era vista como un lugar donde se había consolidado el Estado de bienestar, con una serie de políticas sociales que respondían a ciertos derechos sociales y un espacio de democracias consolidadas. Eran elementos fundacionales, donde los derechos políticos y civiles estaban suficientemente consagrados y fortalecidos. Y lo que nos hemos ido encontrando .................

 

¿Se trata de un modelo agotado, entonces?

 

Yo he llegado a decir que como proyecto político la Unión Europea está muerta. Lo que la mantiene hasta ahora es el euro. Por conservar el euro la propia Unión Europea está autodestruyéndose, con políticas económicas que van en una dirección muy contraria a las demandas y necesidades de la ciudadanía. Una Unión Europea sometida a las dinámicas de un mercado global desde una posición política muy débil: desde Europa se pensaba que se podía difundir a otras latitudes el modelo social europeo, y estamos viendo que el camino que se está recorriendo es a la inversa. En ...........

 

¿Aún tenemos oportunidad de tener voz o hemos quedado relegados a un plano de trágala permanente?

 

Una de las tareas de la acción política es ensanchar los márgenes de lo posible. No vale quejarse de que no hay margen, lo que hay que hacer es conseguir esos márgenes. Posibilidades hay. Lo que necesitamos es la suficiente inteligencia y voluntad política para lograr ese ensanchamiento transformador. Hay quienes lo han intentado, pero en unas situaciones tan difíciles que les ha sido imposible. Es el caso ...............

 

En su libro habla del drama de los refugiados y el auge de la xenofobia en Europa durante 2016. Más allá de las políticas xenófobas, ¿podremos hacer frente a las ideas que empiezan a arraigarse en la ciudadanía? 

La situación se complica por esas fuerzas xenófobas ultranacionalistas que canalizan un rechazo al otro, una especie de alergia, como digo en algunos pasajes del libro, adoptando una posición de exclusión. Hay mucha ceguera política en eso, mucho interés. Respondiendo al título del libro: unas notables dosis de cinismo. Porque las mismas contradicciones que se presentan ante esta situación ni siquiera se afrontan con un discurso decente u honesto, sino que se hacen valer en favor de la ley del más fuerte. ........................

 

¿Estamos asistiendo a una era política alimentada por la miseria? 

 

La política actual está alimentándose, tanto en el ámbito europeo como en el español, de un cinismo enorme. El capitalismo es un capitalismo cínico, porque ni siquiera necesita la cobertura ideológica o la manutención de cierta hipocresía social y apariencia, sino que se presenta descarnadamente: viene generado desde las élites económicas de un capitalismo omniabarcante e inmisericorde, contaminando la vida de las sociedades y contaminando la política a todos los niveles. Y así, .............

 

Hablaba sobre la falta de una democracia participativa y la necesidad de una representación política real. ¿Es un problema de instituciones o de la mediocridad política de quienes las ocupan? 

 

En una situación de crisis como la actual, en la que además se solapan las crisis, las instituciones (y la democracia española en general) necesitan una reforma constitucional en profundidad. En estos momentos de crisis se evidencia cómo falla la articulación de lo que llamábamos décadas atrás los factores objetivos y los factores subjetivos. Por una parte, las instituciones, que en sus propias dinámicas van formulando patologías en su funcionamiento por mecanismos muy oligárquicos y estructuras muy viciadas. Por otra, ...........

 

En el libro le leemos hablar, inevitablemente, sobre la crisis del PSOE. ¿Se ha contagiado el partido de ese cinismo democrático? 

 

Estamos ante un clima social muy consolidado, como he dicho, contamina todo. Este cinismo político penetra por todos los poros de las organizaciones y por eso nos encontramos cosas que para cualquier observador externo, o interno, son muy chocantes, si no escandalosas. Que en un partido político se pida juego limpio por quienes a todas luces no han practicado ese juego limpio que en democracia es exigible forma parte de ese discurso instalado en el cinismo político. Lo vemos constantemente, en el caso del ........................

 

¿Se parecen cada vez más Susana Díaz y Mariano Rajoy?

 

Podría decirse que tienen elementos en común, pero creo que en este caso los estilos personales son muy distintos, lo cual no quiere decir que sean virtuosos. Todos sabemos que Rajoy es el “maestro” del inmovilismo político, y desde luego en cuestiones de cinismo va bien servido. Pero los modos en los que actúa Susana Díaz responden a otras características. Puede sobreactuar ...............

 

¿Es Pedro Sánchez el Tsipras del PSOE? 

 

Pedro Sánchez, a través de sus manifestaciones y sus modos de actuar, ha hecho un recorrido muy interesante y muy costoso en términos políticos y personales. Se vio muy constreñido como secretario general porque le cortaron las alas y le ataron de manos y pies a la hora de, con los resultados electorales obtenidos, buscar alianzas de gobierno en el caso de que el PP no pudiera formarlo. Cuando Pedro Sánchez abre el camino de la izquierda ................

 

Podemos se cuela en cada página para servir de gancho entre la nueva y la vieja política. Con lo visto en las últimas semanas, ¿ha quedado la “nueva política” en poco más que caras nuevas?

 

En todo esto también hay ciertos excesos de confianza. Cualquiera puede pensar que lo que les pasa a los otros no le pasa a uno mismo, y no es así. Las organizaciones son capaces de generar ciertas dinámicas muy parecidas en unos partidos y otros. Hay que estar muy vigilante y ejercer importantes dosis de autocrítica para que estas situaciones no se produzcan y saber encauzarlas, tanto ...........

 

¿Es posible, en algún caso, una “nueva política”? 

.......................

entrevista

05/01/2017 13:28. Izquierda Socialista en Valladolid #. OPINIONES No hay comentarios. Comentar.

El redescubrimiento de la clase trabajadora en los países a los dos lados del Atlántico Norte

Vicenç Navarro
Catedrático de Ciencias Políticas y Sociales. Universidad Pompeu Fabra

 

Independientemente del mérito o demérito que pueda tener la palabra populismo para definir lo que está ocurriendo en gran parte de los países de la Unión Europea y en EEUU (tema para otro artículo), la realidad es que este término se está empleando para ocultar un fenómeno mucho más llamativo e importante, que es la necesidad de recuperar categorías analíticas que ayuden a entender la realidad que nos rodea y que han sido deliberadamente marginadas por los establishments político-mediáticos de tales países desde los años ochenta, tales como los conceptos y términos de clases sociales y conflicto de clases. En cada uno de los mayores eventos que han supuesto verdaderos tsunamis políticos en los países a los dos lados del Atlántico Norte (los cuales han cogido por sorpresa a sus establishments político-mediáticos), tales como la victoria del candidato republicano Trump en EEUU o el Brexit en el Reino Unido, ha habido un elemento en común: la movilización de la clase trabajadora (clase social que supuestamente había desaparecido en el análisis y la narrativa de tales establishments) en contra de políticas públicas neoliberales impuestas (y digo impuestas pues no estaban en sus ofertas electorales) por partidos gobernantes que han estado aplicando dichas políticas, las cuales han estado dañando enormemente el bienestar y calidad de vida de las clases populares, hasta tal punto que en EEUU, por ejemplo, su esperanza de vida ha ido descendiendo como resultado de la aplicación de dichas políticas.

 

En estos países, mediante los movimientos que sus establishments político-mediáticos definen como populistas, la clase trabajadora ha jugado un papel clave en el rechazo y movilización contra tales políticas públicas, rechazo que se ha hecho extensivo a dichos establishments, percibidos correctamente como sensibles hacia los intereses de los poderes financieros y económicos, y espectacularmente insensibles hacia el bienestar de las clases populares, que constituyen la mayoría de la población. De ahí que una característica de estos movimientos de rechazo haya sido su profundo malestar con las instituciones llamadas representativas, así como con los instrumentos políticos que históricamente habían estado al servicio de la clase trabajadora (donde se habían originado), los cuales han sido percibidos como parte de aquellos establishments (y que cuando han gobernado han aplicado las mismas políticas que las de sus adversarios políticos, representantes de los partidos próximos -y derivados- de las clases dominantes). Ni que decir tiene que otras clases han intervenido en estos movimientos también, incluidos sectores de las clases profesionales y amplios sectores de las clases medias que se han ido proletarizando, consecuencia de las políticas públicas neoliberales que han afectado también negativamente su bienestar y calidad de vida. Pero la movilización de la clase trabajadora frente a las políticas llevadas a cabo por los gobiernos e instancias superiores (como las instituciones de gobernanza de la Unión Europea en el caso de Europa, instrumentos de las clases dominantes) ha sido determinante en tales movimientos llamados populistas.

El redescubrimiento de la clase trabajadora por las derechas y ultraderechas

 

En realidad, la concienciación sobre este hecho explica la respuesta de las estructuras de poder frente al protagonismo de la clase trabajadora, llegando al nivel de que el Partido Conservador británico, dirigido por la nueva primera ministra del Reino Unido, la Sra. Theresa May (uno de los partidos gobernantes en la Unión Europea que ha aplicado con mayor intensidad las políticas neoliberales), se ha erigido en el partido de la clase trabajadora (sí, ha leído bien, así lo definió la Sra. May), recuperando, en su discurso, la narrativa de la lucha de clases (la clase trabajadora frente a los establishments político-mediáticos británicos y europeos) que incluso las izquierdas tradicionales habían abandonado. La utilización de un mensaje soberanista frente a los poderes fácticos extranjeros, con un discurso claramente antiestablishment con marcado acento de conflicto con las estructuras del poder, está caracterizando a esta derecha, convertida en la ultraderecha, en una situación con ribetes parecidos a lo que ocurrió en los años treinta del siglo pasado, cuando aparecieron y se expandieron el nazismo y fascismo, que hay que recordar que se llamaron a sí mismos nacionalsocialistas.

 

Una situación semejante ha ocurrido en EEUU, donde la movilización de la clase trabajadora blanca (que es la mayoría de la clase trabajadora estadounidense) ha jugado un papel determinante en la victoria de un candidato, Donald Trump, que se presentó como su representante (“I love the little people, forgotten in this country”) frente a un establishment político-mediático altamente impopular, y con un programa que tenía elementos atractivos para dicha clase trabajadora, como la eliminación de los tratados de libre comercio, que han facilitado la pérdida de puestos de trabajo en EEUU.

 

Esta situación de pujanza de este discurso de clase es un indicador más del enorme coste que ha significado para las izquierdas tradicionales su abandono del discurso de clases, un vacío que han llenando las nuevas derechas que hábilmente lo han recuperado para fines electorales que han sido altamente exitosos. La copia mimética por parte de las izquierdas de los términos utilizados por las derechas, refiriéndose a la mayoría de la población como personas pertenecientes a las “clases medias”, sin hacer referencia a la clase trabajadora (que continúa siendo la gran mayoría de las clases populares) ha tenido sus costes, hábilmente utilizados por las derechas, convertidas en ultraderechas.

publico.es

21/12/2016 08:48. Izquierda Socialista en Valladolid #. OPINIONES No hay comentarios. Comentar.


Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris